La trinchera

Y te hallaré bebiendo los vientos

Del Oeste y te hallaré bebiendo

Los aires del Este y estarás en la trinchera

Llorando a la muerte, clamando

Guerra al derrame de sangre, y te veré

Gritando los brazos altivos dolor

Y hecatombe y no te gusta lo que

Te digo ni escuchas mi canción

Mientras aquellos redobles de la muerte

Renuevan este fervor, y aquella locura

Nos vuelve como un carrón.

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: